Combatir el Autismo con las TIC

Para Francesc Sistach la juventud está más en la actitud que en la edad, ya que, a sus cuarenta cumplidos, este ingeniero informático decidió montar su start-up a contracorriente y con el capital inicial de su familia y unos pocos amigos. Y acaso el motivo de la juventud de espíritu de Francesc sea Sara, su hija de siete años, con un autismo severo detectado a los pocos meses de vida. Pese a no hablar y a vivir completamente encerrada en sí misma, Sara empuja cada día a Francesc a ser un padre mejor y retar a su enfermedad.

Quizás el momento más importante en esta lucha se produjo hace tres años, cuando Francesc compró un iPad. No había ninguna intencionalidad en este hecho, pero la verdad es que la tableta se convirtió en un rayo de luz al final de un largo túnel. Francesc quedó sorprendido al ver cómo Sara cogía el iPad y empezaba a interactuar con él de un modo mucho más natural de lo que lo había hecho antes con cualquier persona u objeto.

 

Empezó entonces a buscar información sobre la interacción de los niños autistas y otras personas con necesidades especiales con diferentes dispositivos tecnológicos. Toda la información que iba encontrando la volcaba en la página iAutism.info, que acabó siendo una web de referencia sobre el tema, con menciones en The New York Times y la CNN.

Existían muchas aplicaciones para móviles y tabletas con finalidades terapéuticas, dada la espectacular reacción de las personas autistas ante las pantallas táctiles. Pese a ello, Francesc no encontró ninguna que se centrase en el entretenimiento, es decir, que permitiese al autista no solo aprender, sino también jugar y distraerse, e incluso hacerlo con su familia y, así, integrarse en el ámbito familiar.

Por eso decidió crear Happy Geese, una variante del juego de la oca para iPad que permite simplificar su funcionamiento según el perfil de cada persona, de modo que se van sumando elementos de complejidad a medida que el autista va progresando. Por ejemplo, los dados no funcionan con números, sino con colores, y lo mismo pasa con las casillas que permiten ir “de oca en oca”.

El juego tiene un modelo de negocio freemium: es una aplicación gratuita básica con diversos accesorios que lo enriquecen, que pueden comprarse en la tienda de aplicaciones de Apple. La empresa que está detrás de Happy Geese se llama Appically y fue fundada por Francesc junto con un socio gracias a inversiones particulares por valor de 50.000 euros. Tras el éxito de Happy Geese, de la que se han realizado 65.000 descargas en 130 países, ahora quieren probar otras aplicaciones también para personas con necesidades especiales.

 

Por . Analista tecnológico del diario Ara. Link a Metrópolis Barcelona: http://w2.bcn.cat/bcnmetropolis/es/calaixera/generacio-etc/francesc-sistach-combat-lautisme-des-de-les-tauletes/ 


Disponible para iPad / Android


  •  

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Sé de los primeros en saber de las nuevas versiones y apps de Appically

  •  
  •  
  •